• Visitante

  • Autor Tema: Poesia de Manuel Acuña  (Leído 38 veces)

    ♥Consentida♥

    • Capitan
    • *
    • Mensajes: 1808
    • ▪☆❥ En un solo beso, cabe tu alma y la mia ❥☆▪
      • Awards
    Poesia de Manuel Acuña
    « : 12 de Octubre de 2017, 09:10:26 am »




      Reseña biográfica


    Poeta mexicano nacido en Saltillo, Coahuila, en 1849.
    A los veinte años de edad inició su carrera poética  con una elegía a la muerte de su compañero y amigo
    Eduardo Alzúa. En el mismo año,  fundó en compañía de varios intelectuales la Sociedad Literaria Nezahualcóyotl,
    en el seno de la cual dio a conocer sus primeros versos.
    En 1871 fue reconocido por la crítica por su drama El Pasado, publicado en un folleto del periódico La Iberia
    intitulado Ensayos literarios de la Sociedad Nezahualcóyotl. Este folleto contenía además once de sus poemas
    y su famoso Nocturno a Rosario, inspirado en el gran amor de su vida, Rosario de la Peña, quien estuvo íntimamente
    ligada a sus últimos años y pesó tanto en su ánimo que mucho tuvo que ver con su trágica muerte.
    Su obra poética está compuesta por poemas amorosos y satíricos, contenidos en la publicación
    Donde las dan las toman y en una edición póstuma aparecida en el año 1874.
    Se quitó la vida en diciembre de 1873. ©





      A Rosario


    Esta hoja arrebatada a una corona
    que la fortuna colocó en mi frente
    entre el aplauso fácil e indulgente
    con que el primer ensayo se perdona.

    Esta hoja de un laurel que aún me emociona
    como en aquella noche, dulcemente,
    por más que mi razón comprende y siente
    que es un laurel que el mérito no abona.

    Tú la viste nacer, y dulce y buena
    te estremeciste como yo al encanto
    que produjo al rodar sobre la escena;

    Guárdala y de la ausencia en el quebranto,
    que te recuerde de mis besos, llena,
    al buen amigo que te quiere tanto.


    <a href="http://www.youtube.com/v/XYV9bZaE0as?hl=en_US&amp;amp;version=3&amp;amp;autoplay=1" target="_blank" class="new_win">http://www.youtube.com/v/XYV9bZaE0as?hl=en_US&amp;amp;version=3&amp;amp;autoplay=1</a>



    « Última Modificación: 12 de Octubre de 2017, 10:48:56 am por ♥Consentida♥ »

    ♥Consentida♥

    • Capitan
    • *
    • Mensajes: 1808
    • ▪☆❥ En un solo beso, cabe tu alma y la mia ❥☆▪
      • Awards
    Re:Poesia de Manuel Acuña
    « Respuesta #1 : 12 de Octubre de 2017, 09:43:12 am »



    Adiós a México



                                           Escrita para la Sra. Cayrón
                                           y leída por ella en una función
                                          de despedida.


    Pues que del destino en pos
    débil contra su cadena,
    frente al deber que lo ordena
    tengo que decirte adiós;

    Antes que mi boca se abra
    para dar paso a este acento,
    la voz de mi sentimiento
    quiere hablarte una palabra.

    Que muy bien pudiera ser
    que cuando de aquí me aleje,
    al decirte adiós, te deje
    para no volverte a ver.

    Y así entre el mal con que lucho
    y que en el dolor me abisma,
    quiero decirte yo misma,
    sepas que te quiero mucho.

    Que enamorada de ti
    desde antes de conocerte,
    yo vine sólo por verte,
    y al verte te puse aquí.

    Que mi alma reconocida
    te adora con loco empeño,
    porque tu amor era el sueño
    más hermoso de mi vida.

    Que del libro de mi historia
    te dejo la hoja más bella,
    porque en esa hoja destella
    tu gloria más que mi gloria.

    Que soñaba en no dejarte
    sino hasta el postrer momento,
    partiendo mi pensamiento
    entre tu amor y el del arte.

    Y que hoy ante esa ilusión
    que se borra y se deshace,
    siento ¡ay de mí! que se hace
    pedazos mi corazón...

    Tal vez ya nunca en mi anhelo
    podré endulzar mi tristeza
    con ver sobre mi cabeza
    el esplendor de tu cielo.

    Tal vez ya nunca a mi oído
    resonará en la mañana,
    la voz del ave temprana
    que canta desde su nido.

    Y tal vez en los amores
    con que te adoro y admiro
    estas flores que hoy aspiro
    serán las últimas flores...

    Pero si afectos tan tiernos
    quiere el destino que deje,
    y que me aparte y me aleje
    para no volver a vernos;

    Bajo la luz de este día
    de encanto inefable y puro
    al darte mi adiós te juro,
    ¡oh dulce México mío!

    Que si él con sus fuerzas trunca
    todos los humanos lazos,
    te arrancará de mis brazos
    ¡pero de mi pecho, nunca!




    ♥Consentida♥

    • Capitan
    • *
    • Mensajes: 1808
    • ▪☆❥ En un solo beso, cabe tu alma y la mia ❥☆▪
      • Awards
    Re:Poesia de Manuel Acuña
    « Respuesta #2 : 12 de Octubre de 2017, 10:45:33 am »



    Hojas secas
    I

    Mañana que ya no puedan
    encontrarse nuestros ojos,
    y que vivamos ausentes,
    muy lejos uno del otro,
    que te hable de mí este libro
    como de ti me habla todo.

    II
    Cada hoja es un recuerdo
    tan triste como tierno
    de que hubo sobre ese árbol
    un cielo y un amor;
    reunidas forman todas
    el canto del invierno,
    la estrofa de las nieves
    y el himno del dolor.

    III
    Mañana a la misma hora
    en que el sol te besó por vez primera,
    sobre tu frente pura y hechicera
    caerá otra vez el beso de la aurora;
    pero ese beso que en aquel oriente
    cayó sobre tu frente solo y frío,
    mañana bajará dulce y ardiente,
    porque el beso del sol sobre tu frente
    bajará acompañado con el mío.

    IV
    En Dios le exiges a mi fe que crea,
    y que le alce un altar dentro de mí.
    ¡Ah! ¡Si basta no más con que te vea
    para que yo ame a Dios, creyendo en ti!

    V
    Si hay algún césped blando
    cubierto de rocío
    en donde siempre se alce
    dormida alguna flor,
    y en donde siempre puedas
    hallar, dulce bien mío,
    violetas y jazmines
    muriéndose de amor;

    yo quiero ser el césped
    florido y matizado
    donde se asienten, niña,
    las huellas de tus pies;
    yo quiero ser la brisa
    tranquila de ese prado
    para besar tus labios
    y agonizar después.

    Si hay algún pecho amante
    que de ternura lleno
    se agite y se estremezca
    no más para el amor,
    yo quiero ser, mi vida,
    yo quiero ser el seno
    donde tu frente inclines
    para dormir mejor.

    Yo quiero oír latiendo
    tu pecho junto al mío,
    yo quiero oír qué dicen
    los dos en su latir,
    y luego darte un beso
    de ardiente desvarío,
    y luego... arrodillarme
    mirándote dormir.



    ♥Consentida♥

    • Capitan
    • *
    • Mensajes: 1808
    • ▪☆❥ En un solo beso, cabe tu alma y la mia ❥☆▪
      • Awards
    Re:Poesia de Manuel Acuña
    « Respuesta #3 : 12 de Octubre de 2017, 10:53:06 am »



    VI
    Las doce... ¡adiós...! Es fuerza que me vaya
    y que te diga adiós...
    Tu lámpara está ya por extinguirse,
    y es necesario.
    -Aún no-.
    Las sombras son traidoras, y no quiero
    que al asomar el sol,
    se detengan sus rayos a la entrada
    de nuestro corazón...
    -Y, ¿qué importan las sombras cuando entre ellas
    queda velando Dios?
    -¿Dios? ¿Y qué puede Dios entre las sombras
    al lado del amor?
    -Cuando te duermas ¿me enviarás un beso?
    -¡Y mi alma!
    -¡Adiós...!
    -¡Adiós...!

    VII
    Lo que siente el árbol seco
    por el pájaro que cruza
    cuando plegando las alas
    baja hasta sus ramas mustias,
    y con sus cantos alegra
    las horas de su amargura;
    lo que siente pro el día
    la desolación nocturna
    que en medio de sus angustias,
    ve asomar con la mañana
    de sus esperanzas una;
    lo que sienten los sepulcros
    por la mano buena y pura
    que solamente obligada
    por la piedad que la impulsa,
    riega de flores y de hojas
    la blanca lápida muda,
    eso es al amarte mi alma
    lo que siente por la tuya,
    que has bajado hasta mi invierno,
    que has surgido entre mi angustia
    y que has regado de flores
    la soledad de mi tumba.

    Mi hojarasca son mis creencias,
    mis tinieblas son la duda,
    mi esperanza es el cadáver,
    y el mundo mi sepultura...
    Y como de entre esas hojas
    jamás retoña ninguna;
    como la duda es el cielo
    de una noche siempre oscura,
    y como la fe es un muerto
    que no resucita nunca,
    yo no puedo darte un nido
    donde recojas tus plumas,
    ni puedo darte un espacio
    donde enciendas tu luz pura,
    ni hacer que mi alma de muerto
    palpite unida a la tuya;
    pero si gozar contigo
    no ha de ser posible nunca,
    cuando estés triste, y en el alma
    sientas alguna amargura,
    yo te ayudaré a que llores,
    yo te ayudaré a que sufras,
    y te prestaré mis lágrimas
    cuando se acaben las tuyas.



  • Visitante
  •  
    Editar Perfil
  • Hola Visitante