• Hola Visitante


  • Autor Tema: Aventurera abuela de 89 años viaja sola por todo el mundo  (Leído 52 veces)

    AngelaNica

    • Moderador
    • Teniente Coronel
    • *****
    • Mensajes: 5464
    • awards Por Aportes de calidad
      • Awards
    Aventurera abuela de 89 años viaja sola por todo el mundo
    « : 28 de Noviembre de 2017, 06:43:25 pm »

    Su más grande pasión es viajar, y a pesar de su avanzada edad y el bastón que debe usar, nada le impide cumplir su sueño: recorrer el mundo.

    Su historia se conoció gracias a una usuaria de Facebook, Ekaterina Papina, que compartió varias fotos de la abuela, luego de haberla conocido en Vietnam. Según comentó la mujer en la publicación, Yelena también ha visitado Alemania, Turquía, Polonia y República Checa.


    La trotamundos vive en Krasnoyarsk, Rusia, donde visita agencias de viaje que la asesoran para elegir su siguiente destino.

    Yelena viaja con un maletín y siempre encuentra a alguien que le ayude a cargarlo.


    AngelaNica

    • Moderador
    • Teniente Coronel
    • *****
    • Mensajes: 5464
    • awards Por Aportes de calidad
      • Awards
    El hilo rojo del destino: ¡La leyenda japonesa que todos deben conocer!
    « Respuesta #1 : 28 de Noviembre de 2017, 06:47:21 pm »
    El hilo rojo del destino también conocido como “cordón rojo del destino”, es una creencia de Asia oriental, presente en la mitología china y en la japonesa. Además, este mito se refleja también en Occidente con las llamadas "almas gemelas".

    Según este mito, los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo -o del dedo meñique, en el caso de la cultura japonesa- de los que han de conocerse o ayudarse en un momento concreto y de una manera determinada.

    Con esto comprobamos que el mundo es circular, porque pese al continente, país o ciudad, el hilo rojo conecta a dos completos desconocidos en un determinado momento, desconocidos con un destino en común que juntos o no físicamente, siempre estarán conectados
    .





    No puede saberse con exactitud ni dónde, ni cuándo, ni cómo habrán de conocerse, pero tengan la certeza de que en algún momento se encontrarán con aquella persona que nacieron conectados. Sabrás que es ella porque tu corazón latirá con tal intensidad y sentirás una pasión difícil de ocultar y que no habrías de tener con nadie más antes. Además, siempre las fuerzas del destino los habrán de separar, pero el hilo rojo permanecerá (y el sentimiento en tu interior también) pese a los años y a las circunstancias.

    Esa química que tendrás con dicha persona al instante de conocerla te aseguro que no la has de experimentar con nadie más. Sentirás una energía extraordinaria recorrer cada parte de tu cuerpo y lo único que querrás será permanecer en sus brazos sin importar lo que dicte el universo.

    La conexión entre ambos puede llegar a ser tan magnífica que en algunas ocasiones podrán llegar a pensar y hablar lo mismo, tener los mismos gustos, sueños y anhelos, se compenetrarán el uno con el otro, llegando a ser una sola persona. Dicen que antes de conocerse, cada uno por su cuenta experimenta acontecimientos sumamente extraños, como por ejemplo desertarse en medio de la noche sin motivo alguno.

    Si has encontrado el extremo de tu hilo rojo, ¡asegúrate de cuidarlo! Y si eres de los que lo han perdido, la próxima vez, ¡no lo dejes ir! Pocas personas tienen la dicha de encontrar a quienes están destinados para ellas. Si crees en esta leyenda no olvides compartirla. Es cierto que las dos personas que une el hilo rojo son muy iguales, pero a pesar de ello existen pequeñas diferencias y esas podrían ser un motivo de separación, si no saben llevarlas y aceptarlas.Cuando estas dos personas por algún motivo llegan a separarse, el hilo rojo vuelve a sus meñiques, jamás se ata a otra persona distinta. Al hacerlo, podrían pasar días, meses e incluso años sin volverse a reencontrar, sin embargo el hilo rojo sigue ahí, por ello lo mejor que puedes hacer es vivir la magia que te ofrece este amor y dejar fluir todo.

    ¨Sin importar lo que hagan o que tanto dolor sientan, las personas unidas por este hilo rojo, están destinadas a pasar juntos toda la eternidad¨.
    « Última Modificación: 28 de Noviembre de 2017, 06:51:52 pm por AngelaNica »

    AngelaNica

    • Moderador
    • Teniente Coronel
    • *****
    • Mensajes: 5464
    • awards Por Aportes de calidad
      • Awards
    “No se me acabó el amor, pero sí la paciencia”
    « Respuesta #2 : 28 de Noviembre de 2017, 07:03:46 pm »


    Por mucho amor que podamos sentir por una persona, llega un momento en el que no podemos más, ese momento en el que no queremos volver a luchar, esforzarnos y terminar decepcionadas. No esperamos nada de nadie y tampoco hacemos proyecciones, incluso nuestra creencia en el amor empieza a perder sentido.

    Si tu paciencia se acabó, será mejor que reconozcas que no hay nada más que hacer. Lucha hasta donde tus fuerzas te den, si no puedes más, da un paso al costado y sigue con tu vida. Ser Mejor publicó un artículo que te hará reflexionar sobre esta situación. Aquí lo compartimos contigo:

    “No se me acabó el amor, pero sí la paciencia”

    “Dicen que el amor puede resistir cualquier cosa, queda demostrado pues innumerables historias hablan de amor eterno, de amor a distancia, de amores imposibles que a final de cuentas, terminan por ser triunfadores.

    Es verdad que el amor es un sentimiento muy fuerte, que transforma, que trasciende, el amor nunca se cansa, es resistente, el amor nunca traiciona, es fuerte, pasional, vencedor.

    No miento cuando digo que el amor que siento por ti es justo como lo describo, te amo, te pienso, te di todo y no me arrepiento, te juro que siento tanto amor, que incluso lejos de ti, no se agota, amo todo de ti, incluso tus defectos, no me canso de hacerlo, pero es verdad que mi paciencia no da para más, se cansó de darlo todo y no obtener respuesta. Se rindió, se me agotó, mi paciencia se acabó.

    Me cansé de regalarte mis mejores besos, de rogar para que me correspondieran, me cansé de tu mirada perdida, de tus sonrisas fingidas, de tus caricias forzadas, de esperar ansiosa tu llegada y de que tantas veces me ignoraras.

    Se agotó mi paciencia y ahora me voy, te dejo con tu manera tan soberbia de creerte indispensable, me voy, sigo con mi vida, te dejo solo con tu ego.

    Debo admitir que a tu lado perdí el tiempo, te amé tanto y puse mi vida a tus pies, lo más cruel de todo fueron las lágrimas que te lloré, hice tantas cosas por ti con la esperanza de que me amaras, te di lo mejor de mí, pero nada funcionó, me olvidé de mí misma, me olvidé de todo.
    Pero, ¿sabes qué? Me doy por vencida, me marcho, me rindo, me voy de aquí, lo hago por ese amor que es aún más importante que el amor a terceros, me voy porque entiendo que hay un amor más importante, me refiero al amor propio, el amor a uno mismo, me voy con el corazón roto, me voy amándote, pero con la conciencia plena de que no puedo quedarme con alguien que no sabe amarte.